domingo, 13 de abril de 2014

Es un punto. Nos veremos en el aparte.



Me despido con esta última entrada.
Erase una vez un teatro, un monólogo…




Llevaba tiempo pensando como explicar, por qué estoy aquí. Creo que ya tengo una ligera idea, si me permiten...

Hay momentos, en los que la vida te golpea. Caes al suelo y ante ti se descubre una puerta cerrada.

Sabes que tienes la llave, pero aun dudas de cual será la que te de la fortuna.

Tienes que derrumbarte, para aprender a conocerte, a comprenderte, a perdonarte.

Mi vida siempre ha sido la búsqueda del equilibrio. Dos manos, dos formas de entender el mundo. La de una niña, con inocencia. La de una mujer, con pasión y fuerza.

¿Los complejos?  ¿Quién los quiere?

Siempre actuaba en las obras de teatro del colegio. Allí donde se cocía algo artístico, allí estaba yo.

Pero sobretodo…me gusta, el cine.

¿Mi sueño? Dirigir.

Quise ser maestra de orquesta, y tener por instrumentos las emociones. Desde el sentimiento más humano de un actor; hasta el viaje, a ritmo de banda sonora, de una humanizada fotografía.

Siendo más joven dibujé mi camino para conseguir andar sólo unos cuantos pasos, porque algo ocurrió y el camino desapareció.

Mi vida en muchos aspectos se volvió noche sin estrellas, sin luna.

Deje de ver cine, deje todo atrás.

No hacía nada, sólo perderme.

Hasta que llegó el día que saturada de vacío, quise llenar mi corazón.

Y pinté, pinté sin pensar. Cuando terminé, sentí una chispa de lo que antes llamaba felicidad.

Decidí luchar por esas emociones que sólo el arte, en cualquiera de sus manifestaciones, nos transmite. No sólo por mi, también por mi hijo, quiero mostrarle el camino lo más iluminado posible.

Descubrí también, que el sendero, siempre estuvo  ahí. Lo que ocurre, es que a veces, el otoño y sus hojas, el invierno y su nieve…cubren sus baldosas amarillas, aquellas que siempre nos 
llevan casa, a los deseos auténticos de nuestro corazón, a nuestros sueños.

La vida nos puede arrastrar en su río. Puedes ahogarte o puedes construir tu barco y navegar. Tú eliges. Yo elijo, por eso estoy aquí con mi barco.



PD: Este blog ha cumplido su misión. Cerca está el siguiente, un nuevo ciclo, otra visión…
GRACIAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada